Crowdfunding: ¿Va a revolucionar la economía?, ¿tiene riesgos?

12 noviembre 2013

Juan Cruz Peña Pérez ha publicado un interesante y elaborado artículo sobre el crowdfunding en El Diario.es  titulado "Gobierno y Administraciones, perdidos con el Crowdfunding". Este fenómeno se ha desarrollado por delante de la legislación y su regulación es inexistente, planteando varias lagunas legales y fiscales. El Gobierno, las administraciones e incluso la CNMV se han interesado por esta materia y tienen muchas dudas sobre qué leyes le son aplicables.

Pero aparte del tema de la laguna legal que plantea este artículo, hay que añadir un problema más: cuando el crowdfunding tiene ánimo de lucro supone una inversión como otra cualquiera y el inversor no tiene la protección que puede tener cuando invierte en los mercados o en otros instrumentos financieros regulados.

Pero, ¿qué es eso del crowdfunding?

Foto: Rocío Lara
El Crowdfunding es una forma de Crowdsourcing, del inglés crowd (multitud) y outsourcing (externalización), que se podría traducir al español como colaboración abierta distribuida, consiste en externalizar tareas que, tradicionalmente, realizaba un empleado o contratista, a un grupo numeroso de personas o una comunidad, a través de una convocatoria abierta (Fuente: Wikipedia)

En el caso que analizamos "Crowd" significa multitud o muchedumbre y "funding" financiación, dar fondos. Seguramente que alguna vez has oído hablar de alguna web que recogía pequeñas aportaciones para ayudar a alguien sin recursos que necesitaba pagarse una operación costosa o a alguien que quería montar un negocio, pero el crowdfunding va mucho más allá y puede tener unas implicaciones revolucionarias en la economía en un futuro. De momento no mueve un volumen "significativo" pero sigue creciendo día a día.

Tipos de Crowdfunding...

Aunque esta materia evoluciona rapidamente, podríamos resumir que hay cuatro tipos de Crowdfunding:

1. De recompensa
2. De donaciones
3. De préstamos 
4. De inversiones. 

Según el mencionado artículo "Los dos primeros están más extendidos en España y permiten financiar proyectos sin recibir nada a cambio (donaciones) o recibiendo un producto del proyecto que financió una vez terminado (recompensas)". Pero me gustaría hacer hincapié en los dos últimos (préstamos e inversiones). El de inversiones es aquel modelo según el cual una serie de mecenas financian un proyecto con cantidades pequeñas convirtiéndose en accionistas del proyecto y diluyendo entre todos los mecenas tanto las pérdidas como los beneficios. El de préstamos también llamado Crowdlending, es aquel en el que los mecenas prestan dinero a una persona que se compromete a devolverlo exactamente igual que si fuera un banco quien le hubiera prestado. 

Los dos primeros modelos nacen con el espíritu de ayudarse unos a otros con la idea, muy válida e interesante, de que con una difusión adecuada se puede llegar a mucha gente que con pequeñas aportaciones consigan el capital necesario. La verdad es que tiene un carácter de ayuda y de solidaridad que es digno de admiración. 

En los otros dos modelos la cosa es muy distinta: nacen con ánimo de lucro. 

Análisis de un caso concreto


Quiero referirme a un caso concreto de una web sobre préstamos cuyo nombre voy a omitir, sin ánimo de hacer publicidad ni de criticarla especialmente, y que he conocido personalmente y me ha hecho reflexionar sobre el hecho de que estamos ante algo importante. Han conseguido montar una red en paralelo a los bancos para prestarse dinero entre particulares. 

Hace unos días leí un anuncio navegando en internet y deje mi email. Empezaron a llegarme correos electrónicos sobre nuevos préstamos disponibles y así entré a ver su web con detalle y solicité el contrato como prestamista. 

Varios emprendedores han montado este negocio cuyo lema es "No somos un banco... ni falta que hace" que consiste en organizar una red de personas que prestan dinero a otros que lo solicitan con unas bases muy concretas: 

  • Se limita la cantidad por préstamo que cada uno puede dar buscando diversificar el riesgo y que vayan "creando una cartera" de préstamos que vayan generando una rentabilidad vía intereses. 
  • Se evalúa concienzudamente el perfil del prestatario (quien solicita el préstamo) y se le clasifica en A, B o C. Cada usuario sabe quién pide el préstamo, en qué trabaja, sus ingresos y para qué quiere el dinero e incluso puede preguntarle para qué quiere el dinero o cómo piensa pagar.
  • En función de esa clasificación, el interés del préstamo es mayor o menor estando entre el 9% y el 14%. 
  • La firma se encarga de gestionar los problemas de impago. 
La verdad que me deslumbró la sencillez del negocio, lo bien organizado que estaba, la web es buena, muy transparente, tiene reconocimientos y están asociados con las mas conocidas empresas de impagos. No me extrañó lo que leí: "Nuestros usuarios han prestado 2.926.025 euros y han recibido 271.243,99 euros en intereses". Tres millones de euros no es poco dinero pero según me contó un empleado al teléfono en otros países las cantidades son muy superiores y el crecimiento previsto en España es exponencial. 

Digamos también que el beneficio que tiene la empresa es cobrar un porcentaje del 2% de los préstamos que administran. 

El caso es que me impactó ver como se puede organizar toda una economía al margen de los bancos. En ese sentido ¿podemos tener la esperanza de acabar con su "tiranía"?. Es posible. Esta empresa no es un banco ni tiene sus funciones, solo gestiona préstamos entre particulares. 

Me hizo reflexionar bastante y al mismo tiempo me asustó la idea. Después del deslumbramiento inicial empezaron a aparecer en mi cabeza muchas dudas:

- Si los impagos de los bancos no paran de crecer ¿cómo será entre particulares? Les consulté por teléfono y me dijeron que estaba bastante controlado y que en casos extremos podía ser del 8% o del 10% pero que para eso obligaban a diversificar. Ya estamos a cifras cercanas al récord de morosidad de la banca en España, aunque obviamente, hay bancos en que es mucho mas baja. 

- Otro tema es el plazo. Los usuarios pueden prestar el dinero a 12, 24 o 48 meses. Me imagino a toda esa gente prestando pequeñas cantidades a esos plazos tan largos. No se si estamos acostumbrados a esos plazos y si no habría gente que no se percatara de la iliquidez que pasa a tener su capital a cambio de una rentabilidad muy discutible. 

- Si calculo la comisión que ellos perciben mas el riesgo de impago... no veo tanta rentabilidad por ningún sitio. En la web (muy transparente excepto en lo que explicaré enseguida), se puede ver una horquilla de rentabilidad de los usuarios, siendo el primero número muchas veces negativo. Este número negativo se daría si los procesos de impago que tienen no acaban con éxito, lo cual es lo más habitual. 

- Finalmente, ¿quién paga, en caso de impago, los gastos de recuperación, de posibles reclamaciones? Ellos me informaron que se hacían cargo. Pues no es cierto, me mintieron o al menos me contaron la mitad. Leyendo el contrato descubrí que ellos venden los créditos impagados a una empresa externa, para lo que piden tres presupuestos. Obviamente estas empresas de "factoring"compran los créditos muy baratos. Y eso es lo que se reparte. Pero en caso de que el precio ofertado por estas empresa sea "a su juicio" excesivamente barato, irán judicialmente contra el deudor y los prestamistas tendrán que abonar los gastos. Deberían explicar por teléfono mejor el procedimiento. 

En definitiva, me da miedo pensar en tanta gente prestando cantidades a esos plazos, con el mismo tipo de interés que dan los bancos o superior incluso y jugando a ser banqueros. Tampoco estoy seguro que todo el mundo se lea el contrato como yo lo hice.

Perspectivas


Y para concluir, no olvidemos que todos estos modelos nacen por la ausencia de un banca que financie proyectos en nuestro país y por la creciente necesidad de la sociedad y los emprendedores de organizarse y poder funcionar sin una banca alejada de la sociedad y de la realidad. Un banca incapaz de prestar a precios razonables (porque nadie les obliga) y que mientras obtengan financiación barata y puedan invertir en deuda del Estado a un precio muy superior va a seguir sin proporcionarla, salvo que alguien les presione.

El volumen que mueven estos modelos es aún pequeño y las entidades bancarias no lo ven como una amenaza, pero tiene muchas posibilidades de llegar a serlo por su enorme potencial de crecimiento.

Los modelos solidarios de crowdfunding son francamente algo admirable y que le reconcilia a uno con el poder de la solidaridad y la posibilidad de organizarse para ayudar a los mas necesitados. Pero los modelos con ánimo de lucro tienen los riesgos de cualquier inversión o incluso mayores por la falta de regulación clara y deben de hacerse con la máxima precaución e informándose o asesorándose si es preciso. 






Si quieres seguir informándote: 


La web www.crowdsourcing.org (en inglés) es una de las más completas en la materia y tiene mucha información sobre crowdfunding, aunque  sus informes son de pago.

Guía de plataformas de Crowdsourcing en España y Latinoamérica

La web Crowdacy.com/ te da una guía de las plataformas de Crowdfunding y cómo lanzar la tuya propia. Si te animas cuéntanos...


2 comentarios:

Infocrowdsourcing dijo...

Muy interesante artículo y gracias por mencionarnos.

Gustavo Rodríguez dijo...

Gracias a vosotros por leernos y por vuestra fantástica web, Saludos, Gustavo

Publicar un comentario

Nos interesa tu opinión...

DATOS ECONÓMICOS EN TIEMPO REAL (ELIGE FECHA)

Agenda de Economía y Finanzas en el Calendario Económico de Investing.com Español.
ÚLTIMAS NOTICIAS CORPORATIVAS